Home | Arte y cultura | 5 Filósofos musulmanes que debes conocer

5 Filósofos musulmanes que debes conocer

Autor: Muqtedar Khan, University of Delaware | Traducción: Aaron Sajjad

La cultura intelectual islámica sufre un déficit de pensamiento actualmente. Aunque hay algunos pensadores en el mundo musulmán de hoy en día, ninguno de ellos disfruta del estatus de estrella de rock que muchos predicadores y stalwarts de YouTube disfrutan. Lo que esto nos dice es que la gente comienza a valorar el conocimiento, pero no puede distinguir entre predicar y pensar.

Lo que necesitamos hoy en día son pensadores críticos que obliguen a los musulmanes a pensar y no sólo a seguir buenas narrativas que crean burbujas de confort e inhiben el pensamiento. Sólo a través de la lectura y la participación en los discursos filosóficos se elevará el nivel intelectual de la comunidad musulmana. Con ese fin quiero recomendar a cinco filósofos musulmanes que todos los musulmanes deben leer. El propósito de esta introducción es generar suficiente curiosidad para que la gente pueda comenzar a leerlos.

Uno no necesita ser un estudiante o profesor de filosofía para leer las obras de estos grandes filósofos. La complejidad y sofisticación de su trabajo es una indicación de la calidad de la vida intelectual que prevaleció en lo que a menudo se refiere como la edad de oro del Islam. Todos los musulmanes cultos deben familiarizarse con su trabajo sólo para estar intelectualmente conectados a su propia herencia. No tienes que leerlos en el idioma original, aunque es genial si puedes. Leer al menos fuentes secundarias de sus obras puede ayudar mucho a comprender los amplios contornos intelectuales de la civilización islámica.

  1. Al-Farabi (872-951 AD)

Abu Nasr Muhammad al-Farabi, también conocido en árabe como Al-Muallim Al-Thani, el segundo maestro (después de Aristóteles) es fácilmente uno de los más grandes filósofos del mundo. Su contribución al pensamiento aristotélico y platónico es inconmensurable y la edad moderna debe una gran deuda a este erudito de Asia Central que no sólo preservó sino que desarrolló la filosofía griega. Él contribuyó a la filosofía, matemáticas, música y metafísica, pero me referiré a su trabajo en la filosofía política. Su libro más importante sobre la filosofía política fue ara ahl al-madina al-fadhila (El punto de vista del Pueblo de la Ciudad Virtuosa).

En su Ciudad Virtuosa, Al-Farabi busca establecer una ciudad basada en la justicia, al igual que la República de Platón, que busca la felicidad última de sus ciudadanos y se guía por las visiones ilustradas de sus filósofos. Pienso en Al-Farabi como el primer musulmán en considerar explícitamente los méritos de la democracia. Para alguien que ha estado argumentando que el Islam y la Democracia son compatibles, fue encantador leer sus puntos de vista sobre la democracia, que son muy positivos. Al-Farabi sugiere que las sociedades libres tienen el potencial de convertirse en sociedades virtuosas porque las buenas personas en las sociedades libres tienen la libertad de buscar la virtud.

Leer Al-Farabi es iluminador. No sólo te hace pensar en una política justa, sino que también te hace pensar en pensar en ti mismo.

  1. Al-Ghazzali (1058-1111 DC)

Abu Hamid al-Ghazzali es uno de los estudiosos más importantes del pensamiento islámico. Era un filósofo, un erudito jurídico y un teólogo y hacia el final de su vida un pensador místico en la clase de Ibn Arabi. Para muchos musulmanes, al-Ghazzali es el modelo de los Mujaddid, un renovador del Islam. Viviendo en un momento en que hubo muchas disputas entre filósofos y teólogos, entre racionalistas y tradicionalistas y el misticismo y la ortodoxia, trató de salvar estas divisiones. Su obra Ihya Ulum al-Din, El renacimiento de las ciencias religiosas se embarca en un esfuerzo masivo para encontrar un medio dorado entre todas estas tendencias divergentes.

El al-Ghazzali maduro es muy interesante. Después de su crisis intelectual y posterior despertar espiritual, se vuelve más como Sheikh Rabbani de la India que equilibró la Shariah y la Tariqah (ley y misticismo). Mientras que su Ihya es importante y debe ser leída por todos los eruditos islámicos, todos los musulmanes que van a la universidad deben por lo menos leer Kitab al-Munqidh al-Dalal (Liberación del error) en el cual el estimado Sheikh discute sus dudas intelectuales y espirituales y su búsqueda de la verdad. Este libro es toda una educación de artes liberales en sí mismo.

  1. Ibn Rushd (1126-1198 DC)

Ibn Rushd, conocido en Occidente como Averroes, probablemente ha tenido un mayor impacto en la religión y la filosofía occidentales que en el pensamiento islámico. Algunos historiadores musulmanes han descrito la iluminación moderna de Occidente como producto de la imaginación de Averroes. Ibn Rushd era un pensador notable, juez, experto en derecho islámico dentro de la escuela jurídica Maliki, un médico y un filósofo.

En su obra Fasl al-Maqal (El Tratado Decisivo) hace el caso para la filosofía y para la compatibilidad de la ciencia y la religión, la fe y la razón. Su Tahafat al-Tahafat (incoherencia de la incoherencia) es una refutación sistemática a Tahat al-Falasifah (incoherencia de la filosofía) de Al-Ghazzali y una fuerte defensa de la filosofía aristotélica. Juntos los dos clásicos de Ibn Rushd y Al-Ghazzali son un punto culminante de la herencia filosófica islámica. Los musulmanes deben leer a estos filósofos; Algunos de sus argumentos siguen siendo vigentes.

  1. Ibn Arabi (1165-1240 DC)

Ibn Arabi es quizás el pensador musulmán más singular, más desconcertante y al mismo tiempo más profundo. No era un filósofo racional como Al-Farabi o Ibn Rushd. Era místico, especulativo e indescriptible. Ibn Arabi fue quizás el primer pensador posmoderno y feminista en la herencia intelectual humana. Sus obras, Fusus al-Hikam y Futuhat al Makiyyah, son probablemente la cumbre del pensamiento místico y filosófico islámico. Uno nunca puede apreciar plenamente la herencia intelectual islámica sin tratar de entender Ibn Arabi.

Afortunadamente, el profesor William Chittick ha escrito varios libros que traducen y comentan el pensamiento de Ibn Arabi y lo hacen parcialmente comprensible para los mortales comunes como yo. Para mí personalmente, Ibn Arabi proporciona la explicación más convincente del propósito y significado de la creación como una auto-revelación continua (Tajalli) de Dios. Su lectura de los textos sagrados es siempre sorprendente y tentadora para la mente pensante. La mayoría de los eruditos más ‘ortodoxos’ temen y odian Ibn Arabi, porque no pueden entenderlo. Una vez que lo hacen, no son más ortodoxos. Sería una tragedia colosal si usted es musulmán y tiene inclinaciones intelectuales y nunca lee Ibn Arabi, Al-Sheikh al-Akbar.

  1. Ibn Jaldún (1332-1406 DC)

Ibn Jaldún es el sheikh de todos los científicos sociales. Fue un filósofo de la historia y el primer científico social. Fue el primer gran pensador islámico que enfatizó el pensamiento empírico sobre la teoría normativa. Ibn Jaldún hizo tres contribuciones muy importantes a las ciencias sociales. Enfatizó la importancia de los hechos empíricos, desarrolló una teoría del cambio e identificó la solidaridad tribal como el motor del cambio. Lo que los musulmanes necesitan hoy en día son literalmente un millón de científicos sociales que pueden ayudar a traer buena gobernanza al mundo musulmán.

El año pasado hablé en la conferencia organizada por la Sociedad Ibn Khaldun en Estambul. Yo estaba sorprendido y encantado de ver el creciente interés en su trabajo. Ha habido muchas conferencias de este tipo tratando de revivir, incluso construir una ciencia social basada en el enfoque jalduniano. No estoy seguro si sus ideas importan sustancialmente, pero su espíritu es realmente necesario. Él debe ser enseñado en todas las escuelas secundarias musulmanas y todas las universidades sin importar la disciplina. Sus intereses en la teoría política y la diplomacia le dan un lugar muy especial en mi biblioteca.

Conclusión

Espero que esta muy breve introducción a algunos de los más grandes pensadores de la herencia islámica genere suficiente curiosidad para que los jóvenes musulmanes se interesen por ellos. No vale la pena presumir que una vez tuvimos una gran civilización y que teníamos una edad de oro, si no estamos familiarizados con la esencia y los contenidos de esa época gloriosa; ¡es hora de dirigirse la biblioteca!

 

 

About Islam en México Admin