Home | Artículos | Actualidad | Queridos conversos, no renuncien a su cultura!

Queridos conversos, no renuncien a su cultura!

¿Puedo ir a la mezquita contigo? Siempre he tenido curiosidad de saber lo que pasa allí “, preguntó.

Mi amiga Sara y yo habíamos pasado horas hablando de los mejores puntos del Islam. En nuestra pequeña ciudad, la mayoría de la gente no me daba ni 5 minutos, pero a ella y a mi nos encanta hablar de cultura y religión.

Ese viernes, la llevé a la mezquita local y encontré que ya había una gira en curso para otro visitante, así que nos unimos. Después del servicio, fuimos a la biblioteca en el centro islámico y disfrutamos la conversación sobre giroscopios. Justo cuando terminábamos la conversación, alguien entró por la puerta y venía con ella una joven con los ojos abiertos de asombro y ansiedad. Ella fue presentada como Sam. Acababa de convertirse una semana antes.

En ese momento, mi mente regresó a mis primeras semanas como musulmana y los abrumadores sentimientos que me invadieron. La mirada que vi en sus ojos ese día refleja la mirada que he visto en tantos nuevos conversos. Era obviamente incómoda, sintiéndose fuera de lugar y confundida.

Tomé a Sam aparte, bajo mi ala, por así decirlo, y le dije que nada importaba ahora más que aprender a orar. Pero también le di un consejo como el que me gustaría que alguien me hubiera dicho cuando me convertí por primera vez: no abandones tu cultura.

Tu cultura no es mala

Musulmanes chinos

Cuando abrazamos al Islam por primera vez, estamos rodeados de amor y calidez de gente que proviene de todos los ámbitos de la vida, de todas las culturas y de todos los países; pero todos tienen una cosa en común la mayor parte del tiempo: ven el Islam a través de su propia lente cultural y transmiten esa visión a nosotros, los conversos.

Detente. Piensa.

¿Qué pasó en tu corazón para guiarte a encontrar el Islam durante un tiempo en que al hacerlo te costará algo? Quizás perdiste a tus amigos más cercanos, tal vez tu familia te expulsó, tal vez incluso perdiste tu trabajo. ¿Y por qué elegiste este camino?

Porque tienes razonamiento en tu mente y ese razonamiento no estaba dispuesto a aceptar el statu quo. ¿Y adivina qué? Hay una gran probabilidad de que esta calidad dentro de ti fuera inculcada por tu familia, tu hogar y tu cultura. Debe haber algo bueno en tu cultura que te enseñó a pensar racionalmente y a abrazar la verdad, sea cual sea el costo.

A menos que haya algo que es obviamente haram, como beber alcohol, tener novio(a) o consumir drogas, no tienes absolutamente ninguna responsabilidad en abandonarlo. En muchos casos, hacerlo causaría más daño que bien.

Anna Stamou, musulmana griega nominada al parlamento europeo

Tu nombre es tu nombre

Hermana, hermano, por favor, escúchame: no cambies tu nombre. Digo esto tan apasionadamente porque lo veo todo el tiempo.

Tu madre y tu padre te dieron ese nombre. Pasaron meses pensando en el nombre perfecto para ti. Has pasado toda tu vida llevando ese nombre y, lo creas  o no, es parte de ti, y no hay nada malo en eso.

A menos que tu nombre tenga un significado claramente ilícito como el nombre de un dios pagano, o un nombre con significado negativo, por ejemplo te aconsejo con toda seriedad que guardes tu nombre. Respeta a tu madre y tu padre y respeta tu propia identidad.

Árabe/Turco/ Indopakistaní no es igual a musulmán

La gente te dirá que debes hablar árabe para ser un buen musulmán. Ellos pueden decirte que necesitas aprender Urdu o cualquier otro idioma. Estarán soltando palabras musulmanas aquí y allá, palabras como MashaAllah e InshaAllah y Alhamdulillah y puedes sentir que no eres parte del club.

No te preocupes. Estas palabras son sólo la forma en árabe de expresar gracias a Dios y confiar en Su perfecta Voluntad.

  • Masha Allah significa “Dios ha querido esto”, así que lo dices cuando estás feliz de ver algo bueno.
  • Insha’Allah significa “Si Dios lo quiere”, lo que significa que hará tal y tal sólo si Dios quiere que suceda.
  • Al-hamdulillah significa “gracias a Dios por esto”, y eso se explica por sí mismo.

Independientemente de aprender a leer el Corán en árabe para que puedas leerlo y recitarlo en oración correctamente (algo que es mucho más fácil de lo que parece y puede hacerse en cuestión de meses) no tienes obligación de aprender ningún idioma para ser musulmán.

El Islam es para todas las personas, todas las naciones, todas las culturas y todas las tribus.

Hay muchas cosas en las culturas Árabe, Indopakistaní, Turca, etcétera que son hermosas y están en línea con las enseñanzas del Islam, pero hay muchas otras cosas que no lo son. No cometas el error de suponer que sólo porque alguien de un país “musulmán” te dijo algo, debe ser cierto en el Islam.

El hecho es que hay muchas religiones y costumbres en estas otras partes del mundo que se han mezclado con la cultura y han permeado el Islam. Aprenderás a distinguir la diferencia entre la religión y la cultura con el tiempo, pero por ahora, sé esto: si eres musulmán, tu nombre, tu hogar, tu vida, tu identidad son musulmanes.

Malcolm X y Mohammed Ali, famosos afroamericanos conversos al Islam

El Islam vino para refinar, no para destruir

Allah no cometió ningún error al crearte y colocarte dentro de la familia y cultura en la que naciste. No es porque, siendo musulmán, siempre se quisiera abrazar otra cultura.

Allah nos ha colocado dentro de nuestra familia y cultura específicas por una razón que Él entiende.

Si todos arrancamos nuestras identidades culturales cuando abrazamos el Islam, sólo para usar otra máscara de otra cultura, nos desvanecemos en el fondo de nuestra mezquita y nuestras comunidades. Nos asimilamos a una cultura que no es nuestra.

Esto hace que los problemas de fijación en la cúspide de ambas culturas sean imposibles porque no hay nadie que entienda mejor a un conveso que otro converso. Vivimos nuestras vidas a ambos lados.

Si nos mezclamos con el trasfondo de nuestras comunidades musulmanas, nos volvemos inútiles en la lucha por la igualdad y la justicia, así como las necesidades que hay en ambas comunidades.

Ponte de pie y eleva tu nivel para refinar los problemas en tu comunidad y en tu mezquita, y hacerlo con una postura orgullosa como un musulmán estadounidense o un musulmán canadiense o un musulmán australiano o un musulmán latino, o lo que sea.

Si desechas tu cultura, sólo usas ropa extranjera, y cambias tu nombre, estás enviando un mensaje claro tanto a tu cultura natal como a tu nueva comunidad musulmana: mi cultura es mala, así que encontré otra. Esto no ayudará a nadie, musulmán o no.

Refina tu cultura de adentro hacia afuera. Haz lo posible por ser un ejemplo para la gente de tu ciudad, tu vecindario, tu hogar y tu país. En lugar de abandonar tus prácticas culturales, ¡perfeccionalas a la luz del Islam!


Autor: Kaigla um Dayo | Traducción: Rashida Jasso

Fuente: aboutislam.net

About Islam en México Admin

Check Also

El ayuno sano; Consejos para un Ramadán saludable

Traductor: Rashida Jasso Desafortunadamente muchas personas ganan peso en el mes de Ramadán debido a …

4 comments

  1. Cristina Mendoza

    Estoy confundida quiero convertirme pero no se q pasa he dejado el alcohol cervezas pero la familia musulmana q yo apreciaba no es realmente como yo los veía

    • Islam en México Admin

      La paz sea con usted estimada hermana. Hay que tener en cuenta que el ser humano está en esfuerzo constante por hacer el bien y que aún siendo musulmanes todos tenemos muchos defectos y errores. Hay que tener claro que si nos convertimos al Islam es por deseo de acercarnos a Allah todopoderoso y hacer lo correcto independientemente de que las demás personas aunque sean musulmanas no lo hagan o no sean el mejor ejemplo.

  2. Cristina Mendoza

    Es bonita la religión y me gusta y me ha ayudado mucho lo único q x alejarme del mal camino ahora me siento sola y los musulmanes no son abiertos y yo quiero convertirme xq me gusta un musulmán mi amigo y pensamos a futuro.. mi problema con la oración la forma de vestir necesito consejo

    • Islam en México Admin

      El Centro Islámico se encuentra en Ciudad de México. Con todo gusto podemos agendarle una cita el día que pueda con nuestro sheikh para que plantee sus dudas y problemas y se le pueda orientar adecuadamente y de la mejor manera posible.