Home | Artículos | Imam Hussein, el tercer Imam

Imam Hussein, el tercer Imam

En el día tres de Sha’ban en el año 4 A.H. la ciudad de Medina presenció el nacimiento de un niño en la casa de la Gran Dama Fátima y el Imam Ali (la paz sea con ellos); fue conocido como el “Señor de los Mártires”. Este recién nacido era el segundo hijo de una familia a la que el Profeta del Islam dio el nombre de “Ahl ul-Bait” (Gente de la casa del Profeta). Fueron conocidos como Ahl ul-Bait después de que el Profeta Muhammad recibió la aleya de la purificación (Sagrado Corán, 33:33). Su madre era la señora Fátima, una de las mujeres más grandes de la historia, cuyo profundo conocimiento, moralidad, pureza y otros grandes rasgos son bien conocidos por todos, una madre cuyo rango y estatus es descrito por el Sagrado Corán en todo un capítulo.

Su padre, el Imam Ali, abrazó a su recién nacido segundo hijo en sus brazos. El Imam Ali fue la primera persona en convertirse al Islam, el más conocedor de la religión, y el más elocuente en el idioma árabe. Como su excepcional récord de auto sacrificio y coraje en la defensa de la religión de Allah fue reflejado en el aumento y la expansión del Islam, él era al que el Profeta Muhammad constantemente anunciaba como su sucesor por mandato de Allah.

 

Santuario del Imam Hussain en Karbala, Irak.

Su Nombre

En tan auspicioso día, el Imam Ali llevó a su hijo ante el cabeza de familia como era costumbre, el Profeta Muhammad, para que eligiera un nombre para su hijo recién nacido, tal como lo había hecho con su primer hijo. El Profeta Muhammad lo nombró Hussain por orden de Allah. Hussain es el equivalente árabe de Shubayr en hebreo. Shubayr era el nombre del segundo hijo de Aarón, el sucesor de Moisés.

El Profeta Muhammad informó una vez al Imam Ali acerca de la similitud encontrada entre Muhammad y Moisés, Ali y Aarón, Shubbar y Hassan, Shubayr y Hussain: “Oh Ali, tu estatus con respecto al mío equivale al status de Aarón con respecto a Moisés, excepto que no habrá profeta después de mí.”

La flor del Profeta

Hussain pasó su infancia con la dama Fátima, el Imam Ali, y especialmente con el Profeta Muhammad. El amor y cariño que el Profeta Muhammad había sentido hacia Hussain (PBUH) era tan único que todos los compañeros eran conscientes de ello, habían visto frecuentemente su manifestación, y habían oído hablar de él repetidamente. Además, los historiadores han registrado incidentes y narraciones a este respecto. En una narración se ha dicho que la postración del Profeta tardó más de lo usual en su oración. La gente se acercó al Profeta y preguntó: “¿Estabas recibiendo una revelación u orden de Allah durante la postración?” El Profeta Muhammad respondió: “No, mi hijo Hussain se había subido a mi espalda; esperé hasta que quiso descender”. Este es un ejemplo que muestra cómo la mejor criatura de Allah trató a Hussain mientras estaba en el mejor estado de adoración, el rezo.

Los compañeros habían visto al Profeta Muhammad poner repetidamente a sus nietos, Hassan y Hussain sobre sus hombros y jugar con ellos. Otras veces besaba a Hussain y decía: “Hussain es de mí, y yo soy de Hussain. Que Allah ame a quien ama a Hussain”. En otras tradiciones, el Profeta diría: “Hassan y Hussain son mis dos flores aromáticas de este mundo”.

Sin embargo, la mayoría de la gente sabía que el amor del Profeta por sus dos nietos, especialmente por Hussain no era un amor habitual de un abuelo por su nieto. De acuerdo con el Sagrado Corán, las acciones y palabras del Profeta están separadas de sus deseos: “En verdad, en el Mensajero de Allah tenéis un buen ejemplo a seguir…” (Sagrado Corán, 33:21) Por otra parte, Aunque el Profeta Muhammad (PBUH & HP) tenía otras hijas adoptadas y un hijo, el afecto específico y las recomendaciones sólo se mostraron hacia Hassan y Hussain.

Las recomendaciones y afecto del Profeta Muhammad por Hussain estaban representando un hecho importante. En repetidas ocasiones informó a la gente que la salvación y la prosperidad sólo pueden ser encontradas a través de la amistad y el amor hacia el Imam Hussain. Umar Ibn al Khattab narra del Profeta Muhammad: “Hassan y Hussain son los líderes de la juventud en el paraíso. Quienquiera que los ama me ha amado a mí, y cualquiera que tiene enemistad con ellos, es mi enemigo.” En otra narración el Santo Profeta también dijo: “Tú has venido a la conciencia por mí; encontraste el camino correcto y fuiste guiado por Ali; recibiste bendiciones por medio de Hassan; y tu salvación está con Hussain. Ten en cuenta que Hussain es una de las puertas del paraíso. Cualquiera que tenga rencor hacia él no podrá entrar jamás en el paraíso. “

El Imam Hussain era todavía un niño cuando varios versos del Sagrado Corán fueron revelados sobre él o para referirse a él. Uno de esos versículos se conoce como el verso de Mubahilah (3:61). En el día de Mubahilah, cuando se estableció un concurso espiritual entre el Profeta Muhammad y los cristianos de Najran para invocar la maldición de Allah sobre los mentirosos, Hussain y su familia fueron los únicos acompañantes del Profeta. El Profeta Muhammad recibió órdenes de Allah Todopoderoso a través del verso de Mubahilah para considerar a Hassan y Hussain como sus hijos y llevarlos consigo.

Hussain era una de las cinco personas con respecto a quien el verso de Tathir o la purificación, en el sagrado Corán (33:33) fue revelado. Él, su padre, su hermano y su madre estaban bajo la capa del Profeta cuando Allah reveló a Su Mensajero: “En verdad Allah desea remover todo tipo de impureza de vosotros, Oh Ahl ul-Bait y purificaros definitivamente.” Este versículo del Sagrado Corán es una prueba clara de la infalibilidad de esta familia y su separación de todos los pecados y errores.

En otro verso, Allah ordena a todos los musulmanes amar a aquellos que están estrechamente relacionados con el Profeta Muhammad: “Di: No te pido recompensa sino amor por los parientes cercanos”. Cuando los compañeros le preguntaron al Profeta Muhammad quienes eran estos parientes cercanos, el Profeta respondió: “Son Ali, Fátima y sus dos hijos”.

Años de juventud

Desafortunadamente, los dulces años de la infancia de Hussain pronto terminaron. Tenía siete años cuando el Profeta partió de este mundo, después de haber dicho sus últimas palabras acerca de su familia. Por desgracia, el mundo islámico estaba de luto.

La ceremonia de sepultura del Profeta no había terminado todavía, cuando las conspiraciones fueron iniciadas para tomar el califato. La gente ignoró todos los numerosos mandamientos y recomendaciones que el Santo Profeta había hecho con respecto a su sucesor. El gran acontecimiento de Ghadir había sido velado por la negligencia y el desprecio, y a pesar del frecuente énfasis del Profeta Muhammad en Ali como su sucesor, su derecho para el gobierno islámico fue usurpado. Incluso Fadak, tierra fértil dada por el Profeta a su hija como regalo, fue incautada por el gobierno. La descendencia del Profeta fue testigo de los daños y lesiones causados ​​a su madre por  los conflictos, y como resultado, perdió a su madre a la edad de ocho años debido a la crisis. La pérdida del Profeta Muhammad  y la madre del Imam Hussain, por un lado; y la opresión contra el padre del Imam, por otro lado, además de las presiones que enfrentó desde el gobierno califal, causaban conflictos al alma limpia de Hussain, la paz sea con él. Este período coincidió con la era de los tres primeros califas.

Durante este tiempo, Hussain, como un musulmán y un seguidor, siguió el camino de Ali y estaba decidido a defender la verdad en cualquier oportunidad que se le presentaba, a pesar de que estaba en su juventud. Advertiría a la gente sobre las alteraciones hechas al Islam después de la muerte del Profeta Muhammad. En la mejor de las maneras Hussain, su padre, y su hermano expresarían su objeción a las alteraciones que los gobernantes de su tiempo habían hecho a la religión. En uno de los casos, por ejemplo, el tercer Califa había exiliado a Abu Dharr, un compañero cercano del Profeta, por su “mal proceder” al expresar sus quejas sobre la desviación del Califa del camino del Profeta Muhammad. Aunque el califa prohibió a todos despedirse de Abu Dharr, el Imam Ali, Hassan y Hussain fueron a despedir a Abu Dharr para expresar su objeción. Al partir, Hussain se volvió hacia Abu Dharr y dijo:

“Querido tío, el Señor Todopoderoso es poderoso y capaz. Él puede cambiar todo
lo que te ha pasado. Estas personas se apoderaron de tu comodidad, mundo y vida. Sin embargo, protegiste tu religión de las desviaciones; verdaderamente no necesitas este mundo y el pueblo depende de este mundo. Su mundo no tiene valor en tus ojos, a pesar de que están en gran necesidad de tu camino en la vida. Fortalece tu corazón y evita la avaricia y la mediocridad. No temas y busca refugio en Allah, porque la perseverancia es signo de fidelidad y grandeza”.

Hussain partidario del padre

Hussain tenía alrededor de 32 años cuando la autoridad sobre los musulmanes fue devuelta a su legítimo dueño, cuando la gente otorgó su fidelidad a Ali. Después de algún tiempo, el Imam Ali emigró a Kufah con sus hijos, y allí estableció la nueva capital del gobierno islámico. Durante el lapso del gobierno de su padre, Hussain era un verdadero partidario y cercano asistente de su Imam y padre en todas las etapas políticas y militares. Él mostró su máximo respeto a su padre y permaneció obediente a sus mandamientos en todo momento.

Hussain fue entrenado y criado por el mayor defensor del Islam; había aprendido el valor y la valentía de su padre; Y estuvo seriamente involucrado en las tres guerras durante el Califato de su padre. En la batalla de Jamal, Hussain era responsable de comandar el lado izquierdo del ejército de Amir al-Mu’minin. Él también logró la primera victoria para el ejército de Ali en la batalla de Siffin, donde él y sus compañeros liberaron el río de Furat (Éufrates). Además, su papel como testigo en el arbitraje de Hakamiyah entre Muawiyah y su Padre, el Imam Ali, es prueba clara de su participación activa en la sociedad.

Hussain un seguidor de su hermano

Después del martirio de Amir al-Mu’minin, el Imam Hassan, por la voluntad de Allah y las recomendaciones del Profeta Muhammad, se convirtió en el Imam y líder de los musulmanes. Asumió la responsabilidad de dirigir la sociedad islámica y de predicar la religión de Allah.

Como en el caso de su padre, Hussain, como un verdadero seguidor, siguió obedeciendo y respetando a su hermano, permaneciendo firmemente obediente incluso en los asuntos más pequeños. Sus modales y obediencia hacia su hermano fueron tan ejemplares que los historiadores han reconocido y registrado varias narraciones. En un ejemplo, han registrado una narración del Imam Baqir como sigue: “Debido al alto respeto que el Imam Hussain sostuvo por su hermano, se abstuvo de caminar delante de su hermano, el Imam Hassan.”

Como se mencionó, Hussain estaba siempre en un estado de obediencia y apoyo a las acciones del Imam Hassan en asuntos políticos y sociales, especialmente en relación con el tratado de paz con Mua’wiyah. A pesar de la infidelidad de todos los musulmanes hacia el Imam Hassan, Hussain, hijo de Ali, un personaje conocido en el mundo del Islam, defendió la decisión del Imam Hassan sobre el tratado de paz. El Imam Hussain creía que la paz era el factor clave en el mantenimiento del Islam.

Después del tratado de paz, Hussain y su hermano se mudaron de Kufah a Medina, su lugar de nacimiento y la ciudad en la que el santuario del Profeta fue construido. En Medina, continuaron educando, iluminando, interpretando y explicando los mandamientos de Allah al pueblo. No mucho después, sin embargo, el Imam Hassan fue envenenado y martirizado por orden del califa Mu’awiyah. Cuando el Imam Hassan partió de este mundo, la posición divina del Imamato fue una vez más pasada a los más merecedores. Su hermano Hussain se convirtió en el siguiente Imam en el Islam.

About Islam en México Admin

Check Also

Biografía de Imam Rida (p), el octavo Imam

El Imam Ali ibn Musa al-Ridha (la paz sea con él) fue el octavo Imam …