Home | Artículos | Biografía del Imam Hassan (p). El segundo Imam

Biografía del Imam Hassan (p). El segundo Imam

Autor: Center for Islamic Shia Studies | Traductor: Aaron Sajjad

El Imam Hassan (a.s) es el segundo Imam o líder de los musulmanes tras el fallecimiento del Profeta Muhammad (PyB).

Nació en el año 3 de la Hégira y fue el primer hijo del Imam Ali y Fatima al-Zahra y nieto del Profeta Muhammad. El Imam Hassan nació en la ciudad santa de Medina, y posteriormente fue presentado por Fátima al Santo Profeta. El Profeta lo nombró Hassan y sacrificó un carnero en honor de su nacimiento.

Según una narración del Imam Sadiq, el Imam Hassan era extremadamente similar al Santo Profeta y era “el más parecido al Profeta en forma, manera y nobleza”.

De niño, el Imam tenía la bendición de estar muy cerca del Santo Profeta y tendría el honor de jugar con su abuelo. El Imam también estudió bajo la guía del Mensajero y frecuentaba la Sagrada Mezquita.

Numerosos hadices del Mensajero de Dios han sido narrados sobre los méritos de Imam Hassan (a.s), una de estas narraciones dice: “En cuanto a Hassan, él tiene mi forma y mi nobleza; en cuanto a Hussain, él tiene mi generosidad y mi valor.”

Otras tradiciones aclaran que el Imam Hassan (a.s)  y el Imam Hussain (a.s) son los líderes de la juventud entre la gente del paraíso.

El Imam Hassan (as) también tiene el privilegio de estar entre los Ahl al-Kisa ‘(Gente del manto) que fueron honrados en numerosos versos del Corán, incluyendo el verso de la purificación y el verso de Mubahila, entre muchos otros.

Desafortunadamente, el Imam Hassan tenía solamente ocho años cuando su abuelo, el Mensajero de Allah falleció, seguido brevemente por la muerte de su madre, Fatimah al-Zahra (a.s).

El Imamato del Imam Hassan

Después del martirio de su padre, el Imam Ali (a.s), en el año 40 A.H, el Imam Hassan heredó tanto el Imamato como el reconocimiento de la gente como el siguiente califa legítimo o sucesor del Profeta.

Sin embargo, por desgracia para el Imam Hassan (a.s), las circunstancias en el momento de la muerte de su padre significaron que el Imam heredaría un período de inestabilidad política.

Mu’awiya aprovechó la oportunidad en este momento para hacer numerosas promesas a figuras muy influyentes dentro del ejército del Imam Hassan (a.s), prometiendo riqueza y beneficios materiales si se integraban al bando de Mu’awiya.

Después de intentar negociar con el Imam Hassan, Mu’awiya lanzó un ejército de aproximadamente 60.000 hombres para enfrentar al ejército de 40.000 hombres del Imam. La intromisión de Mu’awiya, junto con la desventaja numérica resultó en una baja moral en el ejército de Imam Hasan, debilitando su posición. Además de estos problemas, algunos generales de confianza de Imam Hassan abandonaron al Imam y desertaron al bando de Mu’awiya.

Uno de los principales factores que causaron la debilidad del ejército del Imam Hassan fue el hecho de que el ejército no estaba compuesto solamente de chiíes leales, sino más bien por una mezcla de chiítas leales, tribus leales únicamente a sus grupos tribales, personas que estaban únicamente por el botín de guerra, así como una facción de los radicales Khawarij.

Fue sólo después de algunas escaramuzas sin éxito peleadas por el ejército de Imam Hassan con Mu’awiya, que la falta de calidad y devoción entre su propio ejército era notable. El Imam sabía que la batalla podría traer la derrota, y esto con el conocimiento de que miles de personas morirían en vano le hizo revaluar el beneficio de luchar contra Mu’awiya en el campo de batalla.

Mu’awiya en este momento envió un mensaje al Imam sugiriendo un tratado, y con él adjuntó numerosos mensajes de personas dentro del ejército del Imam Hassan que se habían enviado a Mu’awiya garantizando matar al Imam Hassan, traicionarlo, o entregarlo a Mu’awiya. Mu’awiya declaró que el Imam Hassan podría estipular tantas condiciones y cláusulas como deseara a este tratado de paz, prometiendo cumplir estas condiciones y asegurando al Imam Hassan que los intereses de ambas partes serían atendidos.

Hubo un acuerdo alcanzado, y entre las condiciones estuvieron:

  • Artículo Uno: Entregar la autoridad a Mu’awiya siempre que él actuara de acuerdo con el Libro de Allah y la Sunnah de Su Apóstol, que Allah le bendiga a él y a su familia.
  • Artículo Dos: La autoridad (Liderazgo) debe ser para Hassan después del fallecimiento de Mua’wiya. Si le sucediera un accidente, la autoridad debería ser para su hermano Hussain. Mu’awiya no tiene derecho a confiarlo a nadie más.
  • Artículo tres: Él (Mu’awiya) debía abandonar la costumbre de maldecir al comandante de los fieles, el Imam Ali y la práctica de usar la oración colectiva para hablar contra él y que no debe mencionar a  Ali excepto en un buen manera.
  • Artículo Cuatro: Mu’awiya no tendría autoridad sobre el dinero del tesoro de Kufa (5.000.000 dirhams).
  • Mu’awiya debía enviar a Hussain un millón de dirhams al año, debía dar prioridad a los banu Hashim al dar ofrendas y regalos, y debía dividir un millón de dirhams entre los hijos de los que fueron matados con el comandante de los fieles en la batalla del camello y la batalla de Siffin, y debe gastar eso de entre los impuestos de Dar Abjard.
  • Artículo Cinco: “La gente debe estar segura dondequiera que estén en la tierra de Allah, en Sham (Siria), Irak, Hijaz y Yemen, etc. Debía dar seguridad tanto a negros como a rojos. Él (Mu’awiya) debía controlarse, no debía vengarse de algunos por sus actos anteriores ni debía castigar a los iraquíes por su hostilidad”.”A los compañeros de Ali (los chiítas) se les debía dar seguridad dondequiera que estén, que Mu’awiya no debe exponer a los Shi’a de Ali a ningún mal, que los compañeros y los Shi’a de Ali deben ser dados seguridad sobre sus vidas, sus propiedades , sus mujeres y sus hijos, ni los perseguiría por nada, y que les diera sus derechos correspondientes.”Él (es decir, Mu’awiya) no debía organizar ninguna calamidad secreta o abiertamente contra Hassan b. Ali, ni contra su hermano Hussain, ni contra cualquiera de la familia del Apóstol de Allah, ni agredirlos en cualquier región o país “.

(Según lo citado de Sulh al-Hassan)

Inmediatamente después de aceptar estas condiciones, Mu’awiya viajó hasta llegar a un lugar llamado al-Nukhayla, y durante un discurso pronunciado después de la oración de la mañana, Mu’awiya anunció sus intenciones con respecto al tratado y expuso sus verdaderos motivos.

“Por Dios, no he luchado contra ti para hacerte orar, ni para ayunar, ni para peregrinar, ni para pagar limosnas. De hecho, ya lo haces. Yo luché contra ti para que yo pudiera tener poder sobre ti y Dios me lo ha dado cuando tuviste renuencia a obedecerle. De hecho he sido pedido por Hassan, para darle cosas y le he dado cosas. Todos están ahora bajo mi pie y de ahora en adelante no cumpliré nada. “

Para Mu’awiyah, incluso el artículo del tratado que prohíbe la calumnia y la maldición del Imam Ali (as) fue revocado, mientras que pronunciaba un discurso en Kufa delante de Imam al-Hassan (as) e Imam al-Hussain en La mezquita de al-Kufa. Los dos Imams tuvieron que presenciar que su padre fuera insultado.

De acuerdo con un relato en Kitab al-Irshad, Imam Hussain (a.s) estaba a punto de levantarse y responder al discurso, pero fue impedido por Imam al-Hassan (a.s) que en su lugar tomó su lugar y pronunció un discurso en refutación:

“Oh tú que mencionas a ‘Ali, yo soy al-Hassan y’ Ali era mi padre. Tú eres Mu’awiya y tu padre era Sakhr. Mi Madre era Fátima y tu madre era Hind. Mi abuelo era el Apóstol de Dios y tu abuelo era Harb. Mi abuela era Khadijah y tu abuela Futayla. Que Dios maldiga a aquel que trata de reducir nuestra reputación y atenuar nuestra nobleza, que hace el mal contra nuestra antigüedad y que, sin embargo, nos ha adelantado en la incredulidad y la hipocresía.

Imam Hassan se retiró a la ciudad de Medina donde se dedicó a enseñar el verdadero Islam que trajo su abuelo y esperó pacientemente a que Mu’awiya falleciera y devolviera el Califato a cualquiera de ellos, Hassan o Hussain. Desde Medina esperaría a ver si el tratado se observaría o no.

Los relatos históricos mencionan que Mu’awiya, con el fin de librarse del Imam Hassan, entró en comunicación con una de las esposas del Imam, llamada Ju’da bint Al-Ash’ath y ofreció su riqueza, así como el matrimonio con su hijo Yazid a cambio de envenenar al Imam. Después de administrar el veneno, el Imam sobrevivió cuarenta días adicionales, soportando el dolor del veneno antes de morir a causa de sus efectos.

El imam falleció en el año 50 A.H a la edad de 47 años. Había sido Imam durante diez años antes de su muerte y pasó el manto del Imamato a su hermano menor el Imam Hussain.

El legado del Imam y la preparación del terreno para el suceso de Karbala

Las acciones del Imam al aceptar un tratado con Mu’awiya son difíciles de entender para muchos y algunos incluso han intentado hacer una comparación falsa entre las acciones de al-Hussain y el Imam al-Hassan, haciendo la pregunta de por qué Hassan no se levantó contra Mu’awiya de la misma manera que Hussain se levantó contra Yazid.

Claramente las circunstancias eran diferentes. Mu’awiya no era un pecador abierto en el mismo sentido que Yazid, sino que por fuera Mu’awiya mantuvo el manto del Islam.

El tratado del Imam al-Hassan (a.s) también ha servido como un documento que históricamente ha puesto de manifiesto la hipocresía de Mu’awiya al demostrar que no podía cumplir sus acuerdos firmados en el tratado y de hecho violó cada una de sus cláusulas.

En el Corán, los versículos iniciales de la Surah al-Ma’ida recuerdan a los musulmanes que quienes cumplen sus contratos son los verdaderos creyentes. Mientras el contrato no lleve a alguien a hacer algo que sea ilícito (Haram) hay una obligación de cumplir y hay que cumplir con el tratado establecido con otro individuo.

Desde una perspectiva islámica, el Santo Profeta fue el primero en dar ese ejemplo, cuando durante el tratado de Hudaybiyyah, se hizo un arreglo que desde una perspectiva mundana parecía sugerir que el Profeta había aceptado la subyugación.

El Profeta Muhammad (s.a.w) había acordado en ese entonces devolver a los convertidos al Islam durante este período de regreso con los paganos de la Meca, pero también accedió a permitir que los paganos dieran asilo a cualquier apóstata proveniente de Medina. Al igual que durante el tiempo del Profeta, el imam Hassan fue visto por personas simplistas incapaces de entender la sabiduría de Dios, la cual estipula que de vez en cuando uno está obligado a abandonar sus derechos para exponer la hipocresía y despertar la gente.

Para aquellos que tenían la capacidad de mirar más allá de lo aparente en Mu’awiya y ver el tipo de hombre que se había expuesto a ser por romper los términos de su tratado de paz de acuerdo, verían claramente que sus acciones eran contrarias a las enseñanzas del Islam.

Cuando Mu’awiya designó a su hijo Yazid como califa y forzó a otros a dar lealtad a Yazid, que había sido levantado como un aristócrata de forma completamente opuesta a los valores del Islam, se negó a siquiera mantener la apariencia exterior de los principios del Islam. Como resultado, Hussain (a.s) se vio obligado a desafiarlo en público debido al irrespeto abierto por el Islam que se mostraba desde los púlpitos del Estado Islámico.

Bibliografía y lectura adicional

  • Al-Mufîd, Abu ‘Abd Allah Muhammad b. Muhammad, al-Irshad fi Ma’rifat Hujaj Allah ‘ala al-‘Ibad, Mu’asasat Al al-Bayt li Ihya’ al-Turath.
  • Al-Qarashi, Baqir Sharif, Mawsu’at Sirat Ahl al-Bayt, Dar al-Ma’ruf, Qum, 2009.
  • Al Yassin, Sulh al-Hassan, Ansariyan, Qum, 2000.

 

About Islam en México Admin

Check Also

Yaum-e Gham: Demoliendo la historia islámica.

Autor: Aaron Sajjad El día miércoles 8 de Shawwal de 1345 de la Hégira (21 …