Home | Artículos | El día de Ghadir

El día de Ghadir

Era el año 10 de la Hégira, y el momento del Hajj. Los desiertos del Hijaz fueron testigos de una gran muchedumbre de musulmanes que cantaron unidos los mismos lemas y se dirigieron hacia el mismo destino sagrado: La Meca.

Ese año, la peregrinación a la Meca fue mucho más emocionante y conmovedora que nunca. Los musulmanes atravesaron el camino apresuradamente y con entusiasmo, y se dirigieron a La Meca, a esta ciudad sagrada.

La melodía celestial de ‘Labaika’, ‘Sí, he venido’ resonaba a través de La Meca. Las caravanas llegaron a la ciudad una detrás de la otra. Todos unidos y armoniosamente con la vestimenta del peregrino, mientras derramaban lágrimas de alegría y amor por Dios, corrieron al sagrado umbral de Dios y rodearon la Ka’aba, la Santa Casa construida por, Abraham, el Amigo de Dios.

Farid Vajdi ha calculado que el número de peregrinos (hajjis en árabe) fue de 90,000  en el año 10 A.H., pero hay algunos sostienen que el número fue de hasta 124,000.

El Santo Profeta del Islam observó esa espléndida escena con el mayor afecto y entusiasmo. Le complació observar que la Masjid al-Haram estaba repleta de musulmanes que se habían reunido de conformidad con el santo precepto: “Verdaderamente, los fieles son hermanos”, y estaban adorando a Dios como hermanos y ángeles.

El Santo Profeta estaba claramente feliz con su gran logro: haber cumplido su misión divina de la mejor manera posible. Sin embargo, su rostro resplandeciente a veces estaba cubierto de un halo de tristeza y ansiedad, y su corazón puro se llenaba de tristeza y preocupación.

De hecho, estaba preocupado por el destino de los musulmanes después de dejar este mundo. Temía que, después de él, la sociedad musulmana se separara; que los musulmanes se dispersasen, que el espíritu de unidad y fraternidad desapareciera entre ellos y, en consecuencia, se retrocediera.

Obviamente, el Santo Profeta del Islam era muy consciente del hecho de que la Ummah del Islam tenía una gran necesidad de líderes honestos y conocedores, o de lo contrario los frutos de sus años de esfuerzos se desperdiciarían.

Por esta razón, cada vez que dejaba Medina para la guerra o para otros fines, incluso si su viaje era corto, asignaba una persona competente y confiable para supervisar sus asuntos y nunca dejaba a la gente de Medina sin ningún guardián y supervisor. Por lo tanto, ¿cómo es posible imaginar que un profeta tan compasivo y comprensivo podría haber dejado al azar los trascendentales asuntos de su querida Ummah del Islam y no haber designado ningún administrador confiable para ellos?

Y sin duda él sabía muy bien quién merecía la posición del califato de los musulmanes.

Este célebre hombre era el mismo que, en presencia de los jefes de los Quraysh y los familiares del Profeta que habían sido invitados a su casa al comienzo de su misión profética, había sido reconocido como su propio sucesor.

Era un hombre piadoso y temeroso de Dios que no asociaba nada con Dios y no se postraba ante los ídolos ni por un solo momento.

Él era un soldado del Islam. Su conocimiento se originó en el conocimiento del Profeta de Dios y su juicio fue el mejor.

Él era bien conocido. Él era ‘Ali, hijo de Abu Talib.

Las ceremonias de Hajj habían terminado y los musulmanes se preparaban para irse a sus ciudades cuando de repente, el llamado del heraldo del Santo Profeta del Islam resonó en el desierto de Hijaz e hizo que los musulmanes se detuvieran llamando a la gente a reunirse nuevamente.

Los musulmanes, por supuesto, no sabían por qué se les había dado este mandato, pero el hecho era que el Ángel de la Revelación había descendido y había transmitido este verso al Profeta: “¡Oh Mensajero! ¡Transmite lo que ha descendido a ti procedente de tu Señor! Y, si no lo haces, será como si no hubieses transmitido nada de su mensaje y Dios te protegerá de las gentes. En verdad, Dios  no guía a la gente que no cree.” (5:67).

El tema sobre el cual Dios le habló a Su Profeta en un tono mucho muy serio no fue más que el anuncio formal de la sucesión de ‘Ali, el tema significativo que el Profeta dudó en declarar, porque temía que este anuncio causara disensión y discordia entre los musulmanes y, por lo tanto, estaba esperando una ocasión favorable para aclararles el asunto.

Al recibir esta revelación, sabía que había llegado el momento del propósito crucial. Así que él, inmediatamente reunió a los musulmanes en Ghadir Khum, que era un desierto caluroso y árido, para aclarar la cuestión vital en el Islam: la cuestión del califato.

La gente comenzó a preguntarse por qué se había emitido ese mandato, pero en poco tiempo se anunciaron las oraciones rituales congregacionales y después de decir las oraciones rituales al mediodía, la multitud de musulmanes presenció el semblante celestial y encantador del Profeta sobre un púlpito hecho de monturas de camellos.

Un profundo silencio prevaleció. Entonces las palabras divinas y significativas del Profeta rompieron el silencio del desierto de Hijaz. Después de alabar a Dios Todopoderoso, anunció las noticias desgarradoras de su próxima muerte y luego preguntó a los musulmanes: “¡Oh gente! ¿Qué clase de profeta he sido para ustedes?

Todos exclamaron unidos: “¡Oh, Profeta de Dios! Hiciste todo lo posible para amonestarnos y rectificarnos y nunca descuidaste el enseñarnos llevándonos al camino de la piedad. Que Dios te recompense.”

El Santo Profeta del Islam dijo: “Después de mí, el Libro de Dios y los líderes sin pecado están lado a lado de su líder y guía. Deben seguirlos perfectamente, así no se desviarán”.

Luego tomó a Ali de la mano, lo levantó para que todos lo vieran y exclamó: “¡Oh gente! ¿Quién es el guardián y supervisor de los fieles?

Los musulmanes respondieron: “Dios y Su Profeta saben lo mejor”.

El Santo Profeta del Islam dijo: “Dios es mi Maestro y yo soy el Maestro de los fieles”. Luego añadió sin pausa: “Ali es el Maestro de aquellos cuyo Maestro yo soy. Dios Todopoderoso es el amigo de su amigo y es el enemigo de su enemigo. Ayuda a quienes lo ayudan y frustra la esperanza de quienes lo traicionan… ‘.

El Profeta repitió la oración, “Ali es el Maestro de aquellos cuyo Maestro Yo Soy”, tres veces. Al final del discurso, dijo: “Los presentes deberían transmitir esta verdad a los que están ausentes”.

La multitud de musulmanes apenas se había dispersado cuando este versículo fue revelado al Profeta:

“Hoy  he completado vuestra religión y he consumado Mi bendición sobre vosotros y estoy satisfecho de haberos dado como creencia el Islam.” (5:3)

Después de que las magníficas ceremonias de designar al sucesor del Santo Profeta del Islam habían terminado, los musulmanes se apresuraron a felicitar a ‘Ali por haber sido designado como el sucesor y califa del Profeta.

Abu Bakr fue el primero en felicitar a ‘Ali y `Umar fue el segundo. Se separaron con ‘Ali mientras decían las siguientes palabras, “Bendito eres tú, hijo de Abu Talib, que se ha convertido en mi Maestro y en el Maestro de cada creyente”.

Los narradores del evento de Ghadir

De hecho, hay más de 120,000 narradores de Ghadir. De acuerdo con el mandato del Profeta, los musulmanes presentes en Ghadir consideraron el incidente de Ghadir y la cuestión de designar a ‘Ali como el sucesor del Profeta como lo más significativo y lo narraron a los demás.  Y fue por esta razón que en las reuniones públicas de los musulmanes, la reminiscencia de Ghadir se revivió en repetidas veces.

Aproximadamente 25 años después del día de Ghadir, cuando la mayoría de los fieles compañeros y seguidores del Santo Profeta del Islam habían fallecido, y solo unos pocos todavía estaban vivos, ‘Ali pidió a la gente que testificara si habían estado presentes en Ghadir. Inmediatamente 30 personas se pusieron de pie y narraron la tradición de Ghadir.

En 58 o 59 AH, un año antes de la muerte de Mu’awiyah, el Imam Husayn, la paz sea con él, reunió a los Bani Hashim y Ansar y otros hajjis en Mana y, durante un discurso extremadamente conmovedor, les preguntó: “Juro por Dios, si saben que en el día de Ghadir, el Profeta de Dios designó a ‘Ali como el Maestro y Líder de la Ummah del Islam y ordenó a la audiencia que transmitiera este mensaje a los demás’. Todos dijeron que sabían este hecho.

Los eruditos suníes han mencionado en sus libros  los nombres de 110 compañeros del Profeta que habían escuchado esta tradición  y que se la habían narrado a otros. Incluso algunos eruditos y teólogos islámicos escribieron libros especiales sobre Ghadir.

El significado del discurso de Ghadir

Los documentos disponibles revelan que las palabras mawla (maestro) y  vali (guardián) se refieren al sucesor del Santo Profeta del Islam y al Guardián de la Ummah del Islam, y que no se puede aplicar ningún otro significado a estas dos palabras.

Ah

ora, tome nota de los siguientes puntos:

  • Nos hemos dado cuenta de que el Santo Profeta del Islam dudaba en proponer la tradición de Ghadir y que no la declaró hasta que Dios le ordenó abierta y seriamente que lo hiciera.
  • Es totalmente erróneo afirmar que, según la tradición de Ghadir, el Profeta quiso recordar a la gente la posición de ‘Ali como amigo del Santo Profeta del Islam y los musulmanes. Si ese fuera el caso, el Santo Profeta del Islam nunca habría dudado en anunciarlo, porque obviamente tal anuncio no causaría discordia ni disensión entre los musulmanes.

Por lo tanto, el Santo Profeta del Islam seguramente hizo referencia al tema del califato y la asignación de su propio sucesor, lo que claramente provocaría el motín y la fechoría de los oportunistas ambiciosos.

Antes de pronunciar la bien conocida oración, “Ali es el Maestro de aquellos cuyo Maestro Yo Soy”, el Profeta le pidió a la audiencia que admitiera que él mismo era su guardián y líder y que debía ser obedecido por ellos, y después de que la gente presente en Ghadir Khum había admitido este hecho, el Santo Profeta del Islam le atribuyó la misma posición a ‘Ali inmediatamente, diciendo que “ Ali es el Maestro y Líder de cualquiera cuyo Maestro y Líder soy “.

Con el permiso del Profeta, Hissan ibn Sabit compuso un poema sobre Ghadir Khum y lo transmitió. En este poema, la posición del Califato e Imamato de ‘Ali se ha expresado y especificado abiertamente. Nadie entre esa gran multitud de musulmanes protestó porque Hissan había aplicado erróneamente la palabra mawla (maestro). Más bien, Hissan fue confirmado y aplaudido por este poema.

El poema, en efecto, decía: “Después de que el Santo Profeta del Islam hizo que la gente admitiera que él era su divino Maestro y líder religioso, le dijo a ‘Ali, Levántate, ‘Ali. Asentí a su Liderazgo e Imamato después de mí. Entonces, “Ali es el Maestro y Líder de cualquiera cuyo Maestro y Líder soy. Todos ustedes deben ser seguidores leales y amigos sinceros de ‘Ali’ “.

Después de las ceremonias de Ghadir, el Profeta, junto con ‘Ali, se sentó en una tienda de campaña y ordenó a todos los musulmanes, incluso a las mujeres de su propia familia, felicitar a’ Ali, jurar lealtad a él y saludarlo como el Comandante de los Fieles. Es obvio que todas estas ceremonias y órdenes no atestiguan nada más que la designación de ‘Ali como Califa e Imám de los Musulmanes por el Santo Profeta del Islam.

Dos veces el Profeta le dijo a la gente, “Felicítenme, porque Dios específicamente me designó Profeta y los imames de mi familia.”

Estos testimonios y documentos no dejan dudas sobre la tradición de Ghadir Khum y el califato de ‘Ali.

  • Enciclopedia de Farid Vadji, vol. 3, p.542.
  • Al-Ghadir, vol. 1, p.9.
  • Kamil, pol.p.216, 278, 242.
  • Tarikhi Tahari, vol. 3, pp.1171-1173.
  • Fadail ul-Khamsih, impreso por Dar ul-Khutub ul-Islamiyah, vol. 1, pp.178-186.
  • Al-Ghadir, vol. 1, pp.9-I1.
  • Ibid., Pp.60-61.
  • Al-Ghadir, vol. 1, pp.166-174.
  • Ibid., Pp.198-199.
  • Ibid., Pp.14-61.
  • Veintiséis han sido mencionados en el primer volumen de Al-Ghadir, pp.152-157.
  • Al-Ghadir, vol. 2, pp.34-41.
  • Ibid., Vol. 1, pp.270-271.
  • Ibid., Pp.274.

Fuente: Extracto tomado de ‘Un vistazo a la vida del Santo Profeta del Islam’ por Dar Rah Haqq.

Traducción: Rashida Jasso

About Islam en México Admin

Check Also

¿Qué es el día de Arafah?

El día de ‘Arafat, es el día en el que los peregrinos se congregan en …